Este joven rompió una ventana con una silla y ayudó a salvar a más de 30 personas del bar en medio del tiroteo

Matt Wennerstrom, de 20 años, y sus amigos escondieron a varias personas debajo de una mesa de billar, y mientras detectaron que el atacante estaba recargando su arma rompieron un vidrio con una silla y ayudaron a escapar a decenas por la ventana.
8 Nov 2018 – 1:10 PM EST

Matt Wennerstrom oyó los disparos al interior del Borderline Bar & Grill, en Thousand Oaks, California. A pesar de que la música estaba fuerte y de que había el bullicio normal de un bar abarrotado de gente, el joven de 20 años que frecuenta todos los miércoles esta locación supo que lo que estaba oyendo eran disparos reales.

En entrevistas con la cadena de televisión NBC7, Wennerstrom contó que por unos cuantos segundos alcanzó a ver la figura del atacante en la barra central del bar con su arma y todo vestido de negro.

Ante la evidencia de que lo que estaba ocurriendo era un tiroteo, Wennerstrom y sus amigos empezaron a tirar al suelo a cuanta gente pudieron, gente que a diferencia de él pensaba aún que lo que ocurría iba en broma.

“Tomé a tanta gente como pude a mi alrededor y los metí debajo de la mesa de billar hasta que oímos que los disparos cesaron”, contó el joven que dijo que, en el momento de la tregua, sabía que el atacante estaba recargando su arma. “En ese punto supe que él estaba recargando el arma y que no iba haber mucho más que pudiéramos hacer”.

Wennerstrom, sin embargo, vio que en la parte de atrás del bar una persona lanzó un taburete para romper el vidrio de una ventana y entonces siguió su ejemplo: rompió otro cristal y empezó a dirigir a toda la gente hacia la improvisada salida, antes de que empezara la siguiente ráfaga de tiros.

“Llevaba ahí no más de diez minutos, no se suponía que estuviera ahí esta noche. Un hombre que no me conocía me empujó al suelo y me puso debajo de una mesa de pool. No se podía ver nada porque había humo y luego nos llevó hacia una ventana rota y pudimos salir”, contó una joven que no fue identificada a la cadena CBS Los Ángeles, quien fue ayudada por Wennerstrom.

El joven que a pesar de ser menor de 21 años entró Borderline Bar & Grill porque el establecimiento marca con una X aquellos que no pueden consumir licor, aseguró haber sacado al menos a 35 personas. “Después de sacar cuanta gente pudimos, saltamos por el cristal roto y nos tiramos al suelo del estacionamiento”. Aunque su camiseta estaba manchada con sangre, el joven aseguró que solo ayudó a una persona herida de todas las que lograron evacuar.

Así lo contó Teylor Whittler de 19 años al canal Fox. “Después de la primera ráfaga, hubo silencio como por cinco segundos y un hombre que estaba a mi lado en el suelo empezó a correr hacia atrás diciéndonos a todos levántense y corran, que ahí viene”, contó la joven.

A pesar de vivir en Los Ángeles, una de las ciudades que es considerada la más segura del país, Wennerstrom parece haber aplicado la fórmula que los expertos en tiroteos masivos han planteado como las claves para actuar y sobrevivir: “Esconderse, correr, buscar la salida” y como último recurso “pelear”. Efectivamente, las ventanas son algunas de las posibles salidas que los expertos en seguridad siempre sugieren para conseguir huir de un tiroteo en un recinto público.

"Había sangre por todas partes": al menos 12 personas mueren en California en un nuevo tiroteo masivo (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CaliforniaTiroteos
Publicidad